¿Qué es la tecnología Tank in Tank?

El concepto “Tank-in-Tank” consiste en un depósito de almacenamiento de agua caliente sanitaria sumergido en toda su superficie dentro de un depósito externo que contiene el fluido del circuito primario. Solo existe contacto entre los dos depósitos a través de las conexiones de secundario.


El depósito interno (siempre en acero inoxidable) es el propio intercambiador de calor. Gracias a la gran superficie de intercambio se reduce el volumen de acumulación requerido respecto de los sistemas convencionales, obteniendo mejores prestaciones y minimizando el espacio ocupado.


Por su esbelto diseño y método de calentamiento, los depósitos Tank in Tank se caracterizan por tener una temperatura homogénea en toda su superficie y por no estratificar, así como se reducen los tiempos de preparación del agua a temperatura de consigna.
.

El diseño corrugado en las paredes del depósito interno permite la expansión y contracción a causa de las variaciones de temperatura y presión a las que está sometido durante el funcionamiento. Este efecto «acordeón», evita las incrustaciones en las paredes del depósito interno manteniéndolas siempre en suspensión.


Por otro lado, la entrada de agua fría se dirige hacia la parte inferior del depósito interno a través de una vaina de PVC. Esta vaina, por su especial diseño en su extremo inferior, actúa como difusor generando turbulencias para evitar que las partículas que se encuentran en suspensión se depositen en la base del tanque generando un entorno de autolimpieza.


Estos aspectos aseguran una eficiencia y un rendimiento constante a lo largo de su vida útil.